La decoración es una disciplina dinámica como la moda, varía con la sociedad, como la hacen las prendas, como la hace la tecnología y como, en realidad, lo hace cualquier elemento que forma parte del entorno.

Si lo vintage formaba parte de una un hilo conductor que atravesaba toda la estética, desde la forma de vestir, el peinado o la restauración de los muebles, ahora es el regreso a la fábrica. Lámparas industriales, bovinas que se convierten en mesas, tuberías de cobre a la vista como lo más chic, baños con lavabos de emergencia…algunas de estos ejemplos se pueden ver casi a diario en bares, restaurantes e, incluso, casas.

El espacio urbano se transforma y muchos de los edificios que antes han sido fábricas, naves industriales o similares, ahora se dedican a otras cosas, generalmente a actividades de tipo cultural, eventos y otros temas de innovación social.

La pantalla mas grande del mundo de publicidad exterior

En Madrid existen multitud de ejemplos de transformación de estos espacios, pero también en Barcelona, Valencia y prácticamente todas las grandes ciudades, convirtiéndose en centros de gran dinamismo y popularidad.

La rehabilitación de naves para uso terciario no es solo un aprovechamiento mejor de la infraestructura sino se ha convertido en un estandarte de moda que, como se comentaba al inicio, se ha trasladado a un estilo propio y encarnado también en objetos.

Calle pintada de colores
Transformación de escaleras en la calle por Jessie and Katey

La importancia de la luz y el confort visual

Uno de ellos es la luz. La luz siempre ha estado presente en la fábrica como un elemento importante, ya que se hacían largas jornadas de trabajo y, cuando se trata de una actividad manual que requiere mucha precisión también requiere mucha luz.

Aprovechar la luz solar es fundamental para el bolsillo, el medio ambiente y la salud. En este sentido, hay distintos estudios que revelan que la concentración se tiene y mantiene mejor con la luz natural y el índice de confort visual es mucho más elevado cuando hay luz suficiente.

A veces, es más dificultoso aprovechar la luz del sol en las épocas de otoño en la que las jornadas son más grises y  oscurece a las seis de la tarde y hay que resignarse a ello. Sin embargo, hacer un uso eficiente de las lámparas que hay espacio y disponerlas bien siempre va a ser un plus.

Tipo de lámparas industriales y aplicaciones

Las lámparas industriales, por sus infinitas fórmulas, siempre pueden ser unas buenas aliadas, tanto desde el punto de vista funcional como del diseño.

A continuación, enumeramos algunos tipos que pueden venir bien dependiendo de la estancia y la necesidad de luz que se tenga:

  1. Lámparas de mesa. Estas vendrán perfectas para la mesilla de noche. Existen multitud de diseños que pueden encajar perfectamente con un dormitorio de cualquier tipo y estilo, ya que, a fin de cuentas, el estilo industrial no deja de ser un elemento original que puede romper con el conjunto en un momento dado y teniendo buenos resultados.
  2. Plafón. Es la solución ideal para terraza y exteriores. Muchas personas piensan que no van a necesitar nunca una luz en la terraza y que puede solucionarse con la luz de dentro de la casa. Nada más lejos de la realidad. Contar con un plafón en la terraza genera independencia y la hace más vivible, algo fundamental en estos tiempos en los que se pasa mucho más tiempo en casa.
  3. Focos. También aquí existen muchas opciones de diseño, más o menos originales y que pueden recordar a la antigua fábrica. Los focos son ideales para poder generar una suerte de luz indirecta o al revés, para orientarla más. Probablemente sea la solución más versátil.
  4. Apliques. Al hablar de una casa, su lugar natural son los pasillos, pero cada vez más son las personas que las prefieren al puesto de la lámpara de mesa de toda la vida en el dormitorio, dando, en algunas ocasiones, sensación de hotel.
  5. Lámpara de pie. Esta es la gran protagonista. Su función suele ser meramente decorativa y es aquí donde se suele apostar más por diseños arriesgados y que no dejen indiferente. Se puede optar por lámparas que recuerdan a esos focos de máquinas fotográficas antiguas y viajar el tiempo. Normalmente la luz que emane, en esta ocasión, es secundaria, perfecto para una iluminación, pero lo que verdaderamente motiva es el elemento decorativo.

¿Qué hay de las lámparas de techo? ¿Siguen estando de moda? Una lámpara de techo siempre será un clásico y por eso denota un estilo particular. Existen diseños muy vanguardistas y también desenfadados, como los que se pueden encontrar de ratán que está teniendo muy buenos resultados, pero en espacios pequeños, una lámpara de techo, comprometerá al resto de la iluminación y decoración.

En este sentido, si no se ve claro, es más interesante jugar y combinar pequeños elementos que apostar por toda la decoración a un solo modelo que si, además es grande, puede llegar a cansar muy rápidamente.

La propiedad intelectual y derechos de las obras/imagenes mostradas en este artículo de oldskull.net, corresponden íntegramente al autor citado en esta misma entrada.

Tags: