Ser amante del arte significa dejarse conquistar cabeza y corazón con cualquier forma de expresión artística

Coleccionar arte implica siempre una inversión. Una apuesta económica que se irá revalorizando con lo años y de la que disfrutarás de por vida.

Las nuevas formas de consumir arte nos llevan a apostar por nuevos formatos, como pueden ser los cuadros personalizados o las ilustraciones, entre otros. Y es que el arte nunca estuvo tan de nuestro lado para poder crearlo a nuestro gusto.

El arte aporta sensación de bienestar, fomenta el razonamiento crítico y mejora el desarrollo social y empático.

¿Ya sabes cómo aprovecharte del arte?

El primer paso es definir tu gusto

Los grandes cambios que se producen a nivel global (políticos, sociales, económicos), se ven reflejados en la expresiones artísticas de los autores. La variedad es amplia, por lo que las opciones de los consumidores aumenta.

Coleccionar arte no sigue unos estándares definidos. Tu gusto es el que marca la forma en la que lo vas a consumir.

cuadro de Monos en el parlamento ingles de banksy
Cuadro del famoso graffitero banksy “Parlamento lleno de monos” vendido por un valor de 11millones de euros.

Para entender qué es lo que nos atrae o no, y definir los gustos, admira diferentes colecciones y exposiciones. Pasar tiempo frente a obras de arte y comprobar cuál es tu respuesta emocional es lo que definirá por qué gustos te decantas. Deja que sea el arte en todas sus versiones el que acabe enamorándote.

¿Qué inversión hay que hacer por el arte?

Definido el estilo artístico, es el momento de crear una colección de arte propia. Y, para ello, un gran obstáculo suele ser el precio. ¿Cuánto se paga por el arte?

Las formas convencionales de consumir arte nos obligan a apostar por formatos en los que los precios de salida suelen ser elevados; sobre todo cuando se trata de artistas de renombre o ediciones limitadas.

Apostar por artistas jóvenes, grandes colecciones, u otras formas de expresión actuales como, por ejemplo, la ilustraciones, te ayudarán a conseguir obras más asequibles.

La inversión la marcas siempre tú, pero debes ser conocedor del mercado en el que te meneas. Infórmate previamente en qué escala de precios se menean cada una de las obras que te atraen.

No obstante, no olvides que si compras correctamente, y a partir de las sensaciones que te provoque una obra en concreto, siempre acabará convirtiéndose en una buena inversión.

¿Dónde se adquieren las obras de arte?

En el pasado, la única forma de acceder al arte era a través de las subastas realizadas en las galerías, e incluso en ferias de arte nacionales e internacionales.

Hoy en día, y con evolución de las nuevas tecnologías, las formas de consumir y adquirir arte también se han adaptado. Ya no solo se puede acceder a la visita y compra de obras de arte a través de Internet, sino que nosotros mismos podemos convertirnos en los propios artistas.

Chica saliendo del agua, pintura de reisha pelmutter
Pintura de Reisha Pelmutter

Los cuadros personalizados son un gran ejemplo de cómo podemos convertirnos en creadores de nuestro propio arte. Dándoles la forma que queramos, con los materiales que deseemos, y siendo capaces de transmitir cualquier cosa.

Exhibe tus grandes tesoros de arte

Es el último paso. Exhibir las colecciones a todo aquel que te visite. Ya sea en tu hogar, en un comercio, o en espacio que hayas decidido para ello.

A la hora de mostrar tu galería particular tienes que ser consciente de los métodos de conservación de cada una de ellas (dependiendo del material con el que estén compuestas), pero también de cómo vas a exponerlas.La temperatura, la humedad, la iluminación. Todo influye, no solo para el mantenimiento de las obras, sino para mostrar todo lo que ésta busca transmitir.

¡Cuida, conserva y disfruta siempre tus obras de arte!

La propiedad intelectual y derechos de las obras/imagenes mostradas en este artículo de oldskull.net, corresponden íntegramente al autor citado en esta misma entrada.

Tags: