Belleza inusual detrás de un ojo especial y una pasión por explorar.

Justin Dingwall nacido en 1983 en Sudáfrica, es un exitoso fotógrafo comercial y artista contemporáneo, al que el deseo por crear imágenes disruptivas, que generen emociones, lo impulsan día a día.

“Hago lo que hago por amor a las nuevas experiencias. Quiero que mi trabajo hable por sí mismo y que la gente lo interprete a su manera... …Mientras alguien esté sintiendo algo, estoy logrando mis metas”. Confiesa Justin Dingwall.

Dingwall desafía las nociones tradicionales de belleza, por eso la belleza inusual, es lo que lo inspira y lo hace inclinarse hacia lo insólito.

Podemos ver esto en su obra Albus, donde a partir de una exploración de la estética del albinismo, en contraste con las percepciones idealizadas de la belleza, captura algo que no se percibe normalmente como “belleza”.

La intención de Dingwall es que las imágenes se conviertan en una celebración de la belleza inusual.

albus con velo justin dingwall

albus bajo el agua serie fotografica justin dingwall

albus cara con mariposas justin dingwall

serie albus modelo con serpiente justin dingwall

serie fotografica albus cara albino con manos negras justin dingwall

“No se trata de raza o moda, sino de percepción, y de lo que subjetivamente percibimos como bello”. Dice Dingwall

Hace unos años Dingwall tomó fotos de una modelo con una condición de despigmentación hereditaria de la piel, se inspiró tanto en su expresividad, que más tarde empezó a trabajar con otro modelo, que sufre de albinismo.

Se calcula que en Sudáfrica, 1 de cada 4000 personas, sufre de albinismo y por mucho tiempo, ha sido un tema tabú, especialmente en África. Aquellos que tienen la enfermedad, son frecuentemente discriminados y sometidos a la superstición y la violencia.

Estos modelos permiten a Dingwall presentar una perspectiva femenina y masculina  de la belleza inusual y habla sobre la gracia y la intensidad, independientemente del color de la piel.

No sólo la belleza exterior de sus modelos se refleja en las obras, sino también su fuerza interior.

Su serie fotográfica “A Seat at the Table”  (Un asiento en la mesa), se convirtió en una exploración de la estética del vitíligo en contraste con las percepciones idealizadas de la belleza.

La intención de Dingwall es que las imágenes se conviertan en una celebración de la belleza en la diferencia.

“Para mí, la diversidad es lo que hace que la humanidad sea interesante y bella”. Dice Justin Dingwall

comiendo helado a seat at the table justin dingwall

leche a seat at the table justin dingwall

ojos en todo el cuerpo a seat at the table de justin dingwall

sentado en la mesa de espalda con ojos a seat at the teable justin dingwall

Dingwall desafían a los espectadores a repensar su propia postura hacia la belleza y nos deja ver una impecable puesta en escena mientras lo hace.

La propiedad intelectual y derechos de las obras/imagenes mostradas en este artículo de oldskull.net, corresponden íntegramente al autor citado en esta misma entrada.

Tags: