En pleno universo post – apocalíptico, envueltos por enredaderas y musgos, se presentan los refugios cargados de graffiti, construidos por el artista parisino Simón Laveuve.

Simón nació en 1988 en parís y desde esa fecha ha vivido siempre en los suburbios parisinos, la arquitectura de los suburbios ha permanecido en su mente, al igual que sus antecedentes profesionales que también tienen impacto en sus inspiraciones; Las naturalezas muertas, el ser humano y su entorno, lo que los convierte en el centro de su obra.

“Mis piezas, en su mayoría, tienen este aspecto de refugio… Me gusta trabajar en la altura y en lo inaccesible. Protección y entrega. Iconos caídos y su simbolismo. Resistencia e insubordinación, dice Simon Laveuve sobre su obra.

Simón Laveuve ciudad graffiti miniatura 2 Simón Laveuve ciudad graffiti miniatura 2 zoom Simón Laveuve ciudad graffiti miniatura Simón Laveuve ciudad graffiti miniatura zoom

Los grafitis, los letreros, los anuncios en las paredes en descomposición, y la densa vegetación, muestran un mundo abandonado y evidencian las “cualidades” destructivas de la humanidad y la capacidad del mundo natural para sobrevivir.

“Mis piezas, en su mayoría, tienen este punto en común de mostrar un refugio. Un refugio para el hombre, hecho por el hombre, cuya figura no está necesariamente presente” Dice Simón sobre su estilo y su obra.

Simón Laveuve ciudad graffiti miniatura 3 Simón Laveuve ciudad graffiti miniatura 4 Simón Laveuve ciudad graffiti miniatura carro Simón Laveuve ciudad graffiti miniatura 5

Desde 2017, Simón está construyendo este universo en miniatura en el que podemos ver el hábitat y la supervivencia, como elementos centrales de su obra. Podéis conocer más sobre el trabajo de este artista en su página (web)

Este concepto de mostrar cómo la naturaleza prevalece por encima del abandono y destrucción del ser humano, nos recuerda a La fotografía de coches tragados por la naturaleza de Thomas Strogalski.

La propiedad intelectual y derechos de las obras/imagenes mostradas en este artículo de oldskull.net, corresponden íntegramente al autor citado en esta misma entrada.

Tags: