Aunque la mayoría de las mascarillas ocultan las emociones, los tejidos con los que trabaja  Ýrúrarí Jóhannsdóttir muestran permanentemente unas sonrisas y contorsiones faciales súper divertidas.

La diseñadora que reside en Islandia, ha estado elaborando prendas de punto realmente grotescas con la intención de alejar a cualquiera que se acerque demasiado a través de una serie de rasgos monstruosos.

Desde bocas rebeldes que evocan a la mismísima Medusa,  labios grandes que sonríen con demasiada ansiedad o una preciosa boca llena de brakets.

A pesar de sus efectivas tácticas de miedo, Ýrúrarí Jóhannsdóttir (instagram) no las usará ya que no están diseñadas para protegerse del COVID-19, pero son ideas estupendas para trabajar con materiales que si sean protectores del nuevo virus.

PUBLICIDAD
mascarillas originales hechas de lana, leguas saliendo de la boca

La propiedad intelectual y derechos de las obras/imagenes mostradas en este artículo de oldskull.net, corresponden íntegramente al autor citado en esta misma entrada.

Tags: