¡Importante! Tu aportación nos ayúda a segur manteniendo la web.
Tipos de diseños web

¿Qué tipos de diseño web existen y cuál te conviene?

En épocas en donde el uso de internet para el mundo de los negocios se encuentra en crecimiento, el diseño web se ha convertido en un elemento fundamental a la hora de pensar el éxito de una firma. En ese sentido, el aspecto visual empieza a ser preponderante y nadie quiere regalar nada a sus competidores. ¿Qué clase de diseño web es el que debemos elegir?

Sin lugar a dudas, y siguiendo la opinión de los expertos, internet ha tenido un vuelco visual en los últimos años. Por supuesto, esta tendencia a la imagen también va acompañada de otros cambios estructurales, como puede verse en el boom de los NFTS dentro del mundo del arte.  De esta forma, un factor como el diseño web es de vital importancia para pensar y proyectar el éxito que puede tener un emprendimiento que recién comienza.

¿Cuál es la importancia del diseño web?

Antes de centrarnos en las distintas clases que existen, debemos establecer qué es y cuál es la gran función de un diseño web. En pocas y simples palabras, se trata del aspecto que tendrá tu página cada vez que un usuario la visite, incluyendo cada una de sus secciones y pestañas.

En ese sentido, una de las misiones esenciales del diseño web es que el usuario tenga la mejor experiencia posible cuando nos visita. ¿Qué significa la experiencia del usuario? Que pueda navegar de forma ágil, sencilla y encuentre todo lo que necesitaba sin gran esfuerzo. En internet, más que nunca, el tiempo es dinero.

Expereiencia de usuario en el diseño web

¿Qué tipos de diseño web existen?

Ahora que sabemos la importancia y centralidad del diseño web en 2022, detengámonos en sus variedades y funciones:

1) Fijo o estático: se trata del más básico y, por ende, el que no se debe usar. En épocas en donde el acceso a internet es desde múltiples dispositivos, un diseño fijo es un grave error. De hecho, no se ajustan ni al navegador que estemos utilizando. La adaptabilidad es la regla de oro que se debe cumplir y este diseño no logra hacerlo. Si bien son más sencillos y veloces, es una sentencia de muerte para nuestro sitio web.

2) Elástico: este diseño adaptará el tamaño del texto a gusto y disposición del usuario, pero no lo hará cuando se modifique el navegador o el dispositivo. Su funcionamiento se basa en la “unidad em”, que es la cantidad de puntos requeridos para armar las letras del sitio web. Por lo general, suele ser de uso mixto: los diseñadores lo combinan con otros tipos de diseño.

3) Fluido o líquido: este diseño web se destaca por ser flexible, sin utilizar unidades de medida fijas. De esta manera, se adapta con mayor facilidad al tamaño del navegador o de la pantalla del dispositivo. Con el avance de nuevos dispositivos con conexión a internet, esta categoría fue desterrando al diseño estático.

Ahora bien, este diseño web también ha empezado a dejar de ser utilizado, ya que corre algunos riesgos: deformar el sitio web con el fin de llenar la pantalla, agrupación de todos los elementos en una misma porción de la misma. Sus ventajas son su gran adaptabilidad y la utilización de la “unidad em” anteriormente mencionada.

4) Responsivo: sin dudas, uno de los más buscados en la actualidad por el factor multipantalla al que ha hemos hecho referencia. Este diseño tiene la posibilidad de ajustarse inmediatamente al tamaño que el dispositivo o navegador requiera. Ese cambio automático aumenta las chances de que el usuario se quede en nuestra página.

Entre sus principales ventajas podemos encontrar que son fáciles de configurar en la actualidad gracias al surgimiento de distintos programas y herramientas. Además, tal y como hemos destacado, el mayor uso de internet en dispositivos como el Smartphone, ha hecho que se tenga el enfoque “mobile first”, por lo que los diseños empiezan en sus tamaños menores para luego ir a dimensiones mayores.

5) Flexible: por último, ahora que conocemos los diseños principales del mundo web, es importante resaltar que una tendencia de la actualidad son los diseños flexibles. ¿De qué se trata? Opciones que combinan elementos de las distintas clases para crear un diseño personalizado acorde a nuestras necesidades.

Un ejemplo claro es el de las columnas: suelen ser el pilar fundamental a la hora de pensar en un diseño web. Cada una de ellas, puede tener su propia categoría, al ser fija, elástica o responsive. Al combinarlas, estaremos ante la presencia de un diseño flexible, o como también se lo conoce: modelo híbrido.

Wireframe de una pagina web

Conclusión

Sea cual sea nuestra elección, la clave a la hora de definir el diseño web es tener en claro la experiencia del usuario. Un claro error de principiantes es priorizar gustos visuales antes que la practicidad y comodidad de nuestros visitantes. El diseño web debe siempre ser parte de un todo y no un factor extra.

Logo oldskull 2022

Blog de diseño gráfico, fotografía, ilustración, arte y tendencias visuales en español.