Ninguna figura histórica se ajusta mejor a la definición de “hombre del Renacimiento” que Leonardo da Vinci, pero ese término se ha usado tanto que se ha vuelto engañoso. El hecho de que Leonardo supiera combinar las bellas artes y la ingeniería puede no haber sorprendido demasiado a sus contemporáneos, aunque fue un ejemplo extraordinariamente brillante de este fenómeno. Cuanto más aprendemos sobre él, más vemos lo estrechamente relacionadas que estaba en su mente las dos cosas.

Se acercó a todo lo que hacía como técnico. Los sorprendentes efectos que logró en la pintura fueron el resultado, como en gran parte del arte renacentista, de la precisión matemática, el estudio cuidadoso y la observación de primera mano.

Diseño de catapulta de leonardo da vinci codice atlantico

Muchos de sus proyectos artísticos clásicos también fueron experimentos. Algunos de ellos fracasaron, como la mayoría de los experimentos, y otros los abandonó. No importa qué, nunca emprendió nada, ya sea mecánico, anatómico o artístico, sin una cuidadosa planificación y diseño, como atestiguan sus abundantes cuadernos. A medida que más y más de esos cuadernos están disponibles online, tanto los estudiosos del Renacimiento como los laicos han aprendido considerablemente más acerca de cómo funcionaba la mente de Leonardo.

En primer lugar, el Códice Arundel, digitalizado por la Biblioteca Británica y de libre acceso. Es, escribe Jonathan Jones en The Guardian, “el registro viviente de una mente universal”, pero también, específicamente, la mente de un “tecnófilo”.

Historia del Códice Atlántico de Leonardo Da Vinci

La historia del Códice Atlántico de Leonardo Da Vinci en sí es una narrativa fascinante, de la cual se puede aprender mucho sobre el artista. Los cuadernos abarcan la carrera de Leonardo, desde 1478, cuando “aún trabajaba en su Toscana natal, hasta 1519, cuando murió en Francia.

La colección fue tomada de la ciudad de Milán por Napoleón y llevada a Francia, donde permaneció en el Louvre hasta 1815, cuando el Congreso de Viena dictaminó que todas las obras de arte robadas por el ex emperador debían ser devueltas. (El emisario encargado de devolver el Códice no pudo descifrar la escritura en espejo de Leonardo y la tomó por china.)

Ballesta en el codice atlantico de leonardo da vinci

mecanismos de trabajo dibujados en el codice atlantico de leonardo da vinci

El Códice contiene no sólo diagramas de ingeniería, estudios de anatomía y bocetos artísticos, sino también fábulas escritas por Leonardo Da Vinci, inspiradas en la literatura florentina. Y presenta el famoso “CV” de Leonardo, una carta que escribió al Duque de Milán describiendo en nueve puntos sus cualificaciones para el puesto de ingeniero militar. En el punto cuatro, escribe, “Todavía tengo métodos de bombardeo muy convenientes y fáciles de transportar; lanzan piedras y similares en una tempestad llena de humo para asustar al enemigo, causando gran daño y confusión”.

Desde el siglo XVIII se “mostraba a los extranjeros viajeros que visitaban la Ambrosiana (la Biblioteca Ambrosiana de Milán, donde reside el Códice), lo que por lo general suscitaba mucho asombro”. Sigue siendo sorprendente, sobre todo si consideramos la posibilidad de que su arte pudiera haber sido un subproducto para su creador, cuya principal motivación parece haber sido resolver problemas técnicos de la forma más elegante imaginable.

Ahora The Visual Agency ha publicado una digitalización completa del Códice Atlántico de Leonardo Da Vinci, una enorme colección de las notas finamente ilustradas del artista, ingeniero e inventor.

La propiedad intelectual y derechos de las obras/imagenes mostradas en este artículo de oldskull.net, corresponden íntegramente al autor citado en esta misma entrada.

Tags: