Ilustrador, dibujante, artista, famoso por su inquietante humor y sus cómics llenos de  ironía; así es nuestro destacado de hoy; Joan Cornellà Vázquez , nacido en Barcelona el 11 de enero de 1981. No está muy claro cuándo el mundo del arte se fijó por primera vez en sus ilustraciones, pero su primer libro, Abulio, se publicó en 2010.

Cornellà empezó a dibujar a muy temprana edad, su carrera inició como ilustrador en revistas como La Cultura del Duodeno, El Periódico, Ara.cat y más tarde, en The New York Times. Está muy inspirado en el grupo de comedia británico Monty Python, así como en la obra de caricaturistas como Helge Reumann, Glen Baxter y Molg H.

La obra de Cornellà ha sido descrita muchas veces como ofensiva y perturbadora por su lenguaje visual simple, con el que a través de  la sátira evidencia el lado siniestro y a menudo sombrío de la naturaleza humana, a través de escenarios y situaciones “normales” pero a la vez poco convencionales.

Redes sociales, sexo, temas políticos como el aborto, la adicción y las cuestiones de género son temas que no se quedan por fuera se su obra, que se deleita con lo absurdo y lo impropio. Sin sorpresa, se le ha restringido publicar en Facebook e Instagram muchas veces. Esto no impidió que su nombre se hiciera famoso.

A primera vista, la obra de Cornellà parece alegre y juguetona, todas sus ilustraciones muestran una sonrisa en blanco y usa una paleta de colores alegres y brillantes (similar a la de los folletos publicitarios o de seguridad de las aerolíneas de los años 50). El humor negro, en su esencia, satiriza temas que tradicionalmente están prohibidos, cosas que se consideran demasiado fuera de los límites, Cornellà se burla de estos temas y los muestra con imágenes que hablan por si solas, no necesitan un texto para ser entendidas, ilustra escenas de canibalismo, infanticidio, deificación, asesinato, codicia, racismo, sexo, drogas, crimen,  suicidio y amputación (las más frecuentes), entre otras. Mientras algunos se sienten ofendidos por su trabajo, muchos se conectan a través de él, riéndose y sintiéndose mal por reírse, todo al mismo tiempo.

La obra de Cornellà invita a la reflexión, es honesta e increíblemente entretenida, es verdaderamente impactante y tiene una gran potencia en su mensaje, incluso cuando se disfraza con un humor descarado.

Cuadro acrilico de Joan Cornella

 “Creo que todos nos reímos de la miseria. Debemos partir de la idea de que cuando nos reímos, nos reímos de alguien o de algo. Con empatía o no, siempre hay algún grado de crueldad. A pesar de ello, soy consciente de que si una de mis caricaturas ocurriera en la vida real no me reiría en absoluto”. Asegura Joan Cornellà

El público y sus seguidores compartimos un cierto nivel de escepticismo y cinismo que unifica su experiencia compartida:

“Estoy de acuerdo con una frase de Bill Hicks: “Creo que hay igualdad para toda la humanidad. Todos apestamos”. En mis cómics los personajes son como de plástico y siempre tienen una gran sonrisa, aunque les pasan cosas horribles constantemente. Todo es exagerado, aunque ciertos comportamientos pueden relacionarse con la vida real”, dice Cornellà.

Os recomendamos encarecidamente alguno de sus libros y en particular “Zonzo” el cual podéis adquirid en Amazon

La propiedad intelectual y derechos de las obras/imagenes mostradas en este artículo de oldskull.net, corresponden íntegramente al autor citado en esta misma entrada.

Tags: