Brandon Stanton creció en Atlanta y estudió historia en la Universidad de Georgia, llegó a Nueva York después de un período de tres años como operador de bonos en Chicago, con una cámara de fotos en mano y con la gran ilusión de ser un fotógrafo, pero nadie creía que lo lograría si no tenía experiencia.

Pero Stanton, tenía la idea de construir un censo fotográfico de la ciudad de Nueva York, pensó que sería genial crear un catálogo de los habitantes de la ciudad, así que se dispuso a fotografiar 10,000 neoyorquinos y ubicar las fotos en un mapa.

Trabajó durante varios meses con este objetivo en mente, pero sentía que eso no era relevante para nadie más sino para el, así que abrió una fanpage en Facebook y empezó a subir las fotos allí, al principio tenía uno o dos fans por día, pero cuando incluyó citas de fragmentos de sus conversaciones con los protagonistas de sus retratos, se dio cuenta que este número empezaba a subir y su página estaba a reventar de seguidores, en ese momento, el proyecto comenzó a adquirir un carácter muy diferente.

“En algún momento del camino, comencé a entrevistar a mis sujetos además de fotografiarlos. Y junto a sus retratos, incluiría citas e historias cortas de sus vidas”. Cuenta Brandon.

En conjunto, esos retratos y citas se convirtieron en el tema de un blog dinámico, que en los últimos años ha ganado un gran número de seguidores diarios y actualmente no solo se puede ver en las redes sino que ha sacado a la venta su libro que ha llegado a ser Best Seller, lo puedes conseguir aquí, Humans of new York

Stanton no se ha quedado solo con Nueva York, también ha viajado fuera de Estados Unidos, capturando personas y sus vidas en más de 20 países, incluyendo Irán, Irak, Uganda, República Democrática del Congo, Ucrania, Vietnam y México.

Su trabajo nos inspira y nos recuerda que detrás de cada persona hay un mundo, que las grandes ideas pueden ser las más sencillas y que una actitud positiva vale más que mil batallas.

La propiedad intelectual y derechos de las obras/imagenes mostradas en este artículo de oldskull.net, corresponden íntegramente al autor citado en esta misma entrada.

Tags: