¡Importante! Tu aportación nos ayúda a segur manteniendo la web o únete a nosotros como miembro de la web.

Branding-Art. Utilizar el arte para comunicar y vender

Crear una nueva marca, o replantearla, es un auténtico desafío. Los responsables de esta deben pensar no solo qué clase de marca es, sino también lo que se va a transmitir a través de su nombre, de su apariencia, de su mensaje y hasta de los colores que emplee. No es tarea fácil, pero, si se ejecuta bien, sí que es clave para marcar la diferencia entre lo exitoso y lo mediocre.

Ahí es donde entra en juego el concepto del Branding Art, un término inglés que se podría traducir como construir una marca a través de lo artístico. Es una fusión entre el uso del arte y las técnicas de marketing que se utiliza ya no solo para dar forma a una marca, sino también para plantear estrategias de comunicación, campañas publicitarias y toda clase de contenidos con fines publicitarios.

¿Por qué un buen Branding-Art es importante?

Tal y como subrayan desde la agencia branding Barcelona James Brand, el Branding-Art permite a las marcas revalorizarse y ganar mucha más fuerza. Todas aquellas que ya lleven tiempo funcionando pueden recurrir a esta fusión para no solo renovar su imagen, sino también renovar sus productos y servicios con el fin de conseguir un acercamiento más efectivo al público.

Es algo que ayuda a crear una identidad de marca mucho más consistente, con todo lo que esto implica. La posibilidad de acercarse a una audiencia aún mayor, más facilidad para conectar con el público o incluso para conseguir dejar una huella aún más grande en cualquier campaña publicitaria.

Branding art de coca cola

La imagen de un negocio dice mucho de este, y trasladar su filosofía y valores al contenido audiovisual es algo en lo que el branding art está totalmente especializado. De este modo, se consigue una comunicación mucho más eficaz que ya no solo permite dar a entender mejor lo que se quiere transmitir, sino también acercarse a nuevos públicos a través de la expresión artística.

Aunque pueda parecerlo, este concepto no tiene nada de nuevo. Marcas tan antiguas como la conocida bebida Anís del Mono ya recurrieron al branding-art, simulando un cuadro antiguo en la etiqueta de sus botellas. Otro de los casos más representativos de esto es Coca-Cola, elegida por Andy Warhol como elemento clave de algunas de sus obras, y que ha aprovechado esa influencia para acabar convirtiéndose en todo un símbolo pop, en la marca de los jóvenes.

Ejemplo de botellas de anís del mono

Botellas de Anís del mono

El Branding-Art bien empleado es crucial, pero para ello se necesita contar con auténticos profesionales en la materia. Desarrollar una buena estrategia de marketing es difícil, pero aunar todos sus principios con el arte lo es todavía más. Contar con servicios como los de James Brand se antoja no aconsejable, sino obligatorio, porque es necesario contar con artistas y expertos en marketing que sepan cómo trasladar cualquier mensaje al mundo que nace de la fusión de ambos campos.

No recurrir a profesionales puede funcionar, pero es una rara avis. Intentar adentrarse en este terreno sin manos expertas es como entrar en un campo de minas en el que es fácil dar un paso en falso y acabar causando un explosivo rechazo del público. Y eso es lo último que cualquiera querría para su marca.

Logo oldskull 2022

Blog de diseño gráfico, fotografía, ilustración, arte y tendencias visuales en español.