¡Importante! Tu aportación nos ayúda a segur manteniendo la web.
Fotografía de mujer en la oscuridad de Alex Prager

Alex Prager: Fotografía con estilo

La fotografía de Alex Prager (Los Angeles, 1979) es la mezcla perfecta entre chicas y los hippies años 60’s. Una conseguida ambientación en sus fotografías nos devuelven al glamour de aquellos maravillosos años.

Hay una gran puerta de color rojo brillante a un tiro de piedra de la calle principal de Silver Lake. Tras ella se encuentra el estudio de Alex Prager, que siempre ha hecho fotografías y películas que suscitan el tipo de misterio que se siente al pasar por una gran puerta roja brillante. Su estudio es un poco caótico. A través de las cajas y el equipo fotográfico, la afilada Prager me lleva a la sala trasera, donde un tesoro de ropa vintage llena la habitación, apretada en perchas. Este es el núcleo de la obra de Prager, un mundo en el que la ropa y las pelucas evocan un tiempo pasado, pero en el que las emociones son universales. Nacida y criada en Los Ángeles, la obra de Prager, tanto en sus fotografías como en sus películas, es a la vez una crítica y un homenaje a las mágicas películas realizadas en su ciudad natal.

Alex Prager nunca ha seguido un camino tradicional en su carrera. Dejó de lado la escuela en favor de la experiencia vital; se dedicó a la fotografía de la noche a la mañana cuando tenía 21 años; organizó sus propias exposiciones hasta que se hizo notar; y finalmente logró una especie de éxito cruzado, a caballo entre el mundo del arte, la moda y el cine. Su primera película, «Despair», protagonizada por una Bryce Dallas Howard pre-Jurassic World, se presentó en la exposición «New Photography» del MoMA en 2010. Dos años más tarde, The New York Times le encargó una serie de retratos en vídeo con estrellas como Brad Pitt, Kirsten Dunst y George Clooney en el papel de villanos clásicos, lo que le valió un premio Emmy por Noticias y Documental.

En un día de agosto en plena ola de calor, Prager abrió su estudio para hablar de sus primeros años y de cómo ha llegado a ser una de las fotógrafas más célebres del mundo.

En todas las obras de Prager, sus personajes están cuidadosamente ataviados con trajes que abarcan desde mediados de siglo hasta la actualidad. Cualquier sensación de tiempo real se desplaza inmediatamente, distorsionando la distancia de las imágenes con el presente, así como el espacio de los personajes entre sí. Aunque sus miradas son deliberadas, a menudo no establecen contacto visual con nadie más dentro del encuadre.

Las imágenes son, como describen tanto Prager como Booher, no del todo reales y no del todo falsas, lo que nos da libertad para entrar en ellas nosotros mismos. Y esta parte es importante. Aunque no se comprometen con un periodo de tiempo u otro, las multitudes de Prager tienen mucho que ver con el mundo en el que vivimos ahora.

Logo oldskull 2022

Blog de diseño gráfico, fotografía, ilustración, arte y tendencias visuales en español.