Los documentales del punk americano

Desde aquel inesperado triunfo de Searching for Sugar Man en los Óscar ha generado un renovado interés de la cultura popular hacia los documentales musicales, elevando este subgénero a un status superior. Y aunque esto es algo que se agradece, no debemos olvidar que desde hace mucho tiempo se han podido encontrar interesantes documentales realizados por apasionados de la música y dirigidos a un público no necesariamente fanático.

Sin ir más lejos, en Barcelona se celebra desde hace más de 10 años el Beefeater In-Edit, un festival de cine centrado exclusivamente en el documental musical en el que se han proyectado incontables joyas del género y las mejores portadas de discos del mundo.

La escena punk de Estados Unidos en concreto ha sido siempre una inspiración muy presente en decenas de realizadores que se han animado a llevar a cabo fantásticos documentales sobre el movimiento y sus protagonistas. A continuación os presento mi particular selección, hey ho let’s go!

American Hardcore: The History of American Punk Rock 1980 – 1986. (2006) Director: Paul Rachman.

Cinco años necesitó Rachman para llevar a cabo la adaptación cinematográfica del libro American Hardcore: A Tribal History, escrito por Steven Blush, que también estuvo muy implicado en la realización de la película. El resultado fue el primer documental de repercusión sobre el movimiento Hardcore en Estados Unidos. Como único precedente podemos encontrar las realizaciones d e Don Letts, que un año antes estrenó Punk: Attitude.

Al contrario que Letts, que documentó la escena Punk a ambos lados del Atlántico, Rachman se centró en narrar el origen y apogeo del género en Estados Unidos. Para ellos, recopiló mucho material grabado en la década de los 80 (en parte cedido y en parte filmado por él mismo) y realizó entrevistas a miembros de las bandas protagonistas: Black Flag, Minor Threat, Circle Jerks, etc.

End of the Century: The Story of the Ramones. (2003) Directores: Jim Fields y Michael Gramaglia.

Los directores escogieron el título del único álbum del grupo producido por Phil Spector para bautizar el documental definitivo sobre la banda más popular del género. End of the Century es la culminación de sus realizadores que, años después de fracasar al intentar documentar en 1994 la última etapa de actividad de la banda, decidieron embarcarse en un proyecto más ambicioso: narrar la historia completa de los Ramones.

Desde sus inicios en el humilde distrito de Queens (Nueva York) hasta su salto a la fama y posterior disolución, sin olvidar sus actuaciones en la mítica sala de New york CBGB o el fallecimiento de tres de los miembros originales, el documental ofrece un repaso exhaustivo a la carrera de estos magos de los cuatro acordes.

Hated: GG Allin & the Murder Junkies. (1994) Director: Todd Phillips.

Actualmente Todd Phillips goza de mucha popularidad gracias a la película Resacón en Las Vegas y sus secuelas, pero pocos conocerán su debut como director. Aún cursaba sus estudios universitarios cuando Phillips se lanzó a la realización de Hated, un documental sobre la vida del punki más chalado y bizarro que ha dado la música rock. Estamos hablando de GG Allin, que se consideraba a sí mismo el último rockero de verdad. Y es que, no se podía ser más salvaje que Allin.

Sus conciertos duraban alrededor de diez minutos (hasta que llegaba la policía), subía desnudo al escenario (si lo había en el garito)  y se automutilaba mientras el público trataba de esquivar la sangre, orina o excrementos que Allin lanzaba. Su estilo de vida queda registrado por la cámara de Phillips como un reflejo de sus actuaciones: crudo, marcado por el consumo de drogas y alcohol, violento, nihilista… y breve. La muerte le alcanzaría en 1993 en forma de sobredosis de heroína, Allin tenía 36 años. Meses más tarde se estrenaría el documental sobre su vida.

Filmage: The Story of Descendents / All. (2013) Directores: Deedle Lacour, Matt Riggle, Justin Wilson y James Rayburn.

Recuerdo perfectamente la primera vez que escuché una canción de Descendents. Corría el año 1996 cuando unos colegas me regalaron el CD del Punk-O-Rama Vol.2, que arrancaba con un huracán de 34 segundos llamado Coffee Mug.

Por aquel entonces Descendents ya eran mayores de edad (la banda llevaba 18 años de actividad), habían editado cinco discos largos y eran todo un referente en Epitaph Records. Filmage supone un repaso a la trayectoria de la banda guiado por Bill Stevenson, batería y fundador. Sin olvidarse de la faceta All, el proyecto paralelo de la banda que cubría con la ayuda de Dave Smalley de Dag Nasty los periodos en los que el vocalista Milo Auckerman se ausentaba para llevar a cabo sus estudios. Incluye entrevistas a Dave Grohl, Mike Watt de Minutemen o Brett Gurewitz de Bad Religion, entre otros.

The Punk Singer: A film about Kathleen Hanna. (2013) Director: Sini Anderson.

The Punk Singer es la película que ha inspirado esta entrada. La ganadora internacional de la reciente edición del Beefeater In-Edit. En 2006, Le Tigre anunciaba el inicio de un periodo de descanso después de haberse convertido en un referente de la escena electroclash. Ahora viajemos en el tiempo hasta 1992. La banda punk Bikini Kill editaba su EP homónimo bajo la supervisión de Ian MacKaye de Fugazi/Minor Threat. Este vinilo de 6 canciones pasaría a la historía como la primera acción del movimiento Riot grrl.

No en vano, el grupo estaba formado por tres chicas y un sólo chico. Volvamos a retroceder dos años más, hasta 1990. La líder de Bikini Kill, Kathleen Hanna,  ya se codeaba con unos músicos llamados Dave Grohl y Kurt Cobain. Una noche que estaba con ellos, empuñó un spray y garabateó KURT SMELLS LIKE TEEN SPIRIT en una pared. Era una pequeña broma, Teen Spirit era el nombre de una conocida marca de desodorantes femeninos. El resto de la historia ya la conocemos de sobra, esa broma serviría para bautizar una futura canción de Nirvana destinada a convertirse en uno de los hits más representativos de la década. Este es uno de los ejemplos (el más conocido) con los que la directora Sini Anderson nos muestra la cara más intima de la carrera de Kathleen Hanna, compositora, artista, cantante, activista, portada del feminismo… Punk.

Better than Something: Jay Reatard. (2011) Directores: Alex Hammond y Ian Markiewicz.

Better than Something es el intento de sus directores por traer algo de justicia. Porque si viviéramos en un mundo un poco más justo, la música de Jimmy Lee Lindsey Jr., conocido artísticamente como Jay Reatard, sería tan popular como Green Day. Sin embargo, este músico de Memphis tuvo que conformarse con ser la cabeza visibles del lado más underground del punk. Si echamos un vistazo a su carrera, incluyendo sus trabajos como solista y junto a las bandas The Reatards y Lost Sounds, podemos llegar a contar más de 100 lanzamientos de singles, EP y álbumes de larga duración.

Todo eso en apenas once años de carrera. Y basta con reproducir cualquiera de sus canciones escogida al azar para darnos cuenta que su prolífica capacidad creación no actuaba en detrimento a la calidad de sus composiciones. Hammond y Markiewicz repasan las vivencias de Jay Reatard desde su humilde infancia en Memphis hasta el fatídico 13 de enero de 2010, día en el que fallecía a los 29 años de edad.

A Band Called Death. (2012) Directores: Mark Christopher Covino y Jeff Howlett.

Seguramente sea el documental musical más esperado del año, el Searching for Sugar Man del punk. La historia de una banda punk de los principios de los ’70 formada íntegramente por miembros afroamericanos. ¿Los Bad Brains antes de Bad Brains? Pues sí, y mucho más. Repito, hablamos de la primera mitad de los ’70. Como dicen en el trailer, Death son los Ramones de antes de los Ramones. A día de hoy deberían de ser todo un referente, pero cometieron un error: adelantarse a su tiempo. Nos situamos en 1974, los músicos negros triunfan en las listas del Billboard pero siempre y cuando no se desvíen del sendero marcado por la todopoderosa Motown.

En esa tesitura, Death graban una demo que sería rechazada repetidas veces por lo intimidante de su sonido (y del nombre de la banda). La película narra las peripecias de estos músicos y su intentos fallidos por hacerse un hueco en el panorama musical de la época. Hasta que llegar a nuestros días, cuando son redescubiertos (o descubiertos por primera vez) por una nueva público. Una joven audiencia preparada (por fin) para rendirse ante su sonido y aceptarlos como los pioneros del punk.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia.

Leer más