Slow es un estudio de diseño gráfico formado por Joan Gallifa y Dani Vergés, con sede en Barcelona. Slow es un equipo creativo independiente que nace como punto de encuentro para compartir y desarrollar ideas, y colaborar con artistas y profesionales de todas las disciplinas. Su especialidad es el branding, las identidades corporativas, el diseño editorial y la publicidad, y según cuentan en su web su trabajo va desde la conceptualización a la ejecución, explorando los límites de cada idea y dándole la máxima importancia al proceso. Para ello cuentan con una estructura flexible y abierta, que les permite gestionar los proyectos de manera única. Su lista de clientes es extensa y sus trabajos hablan por sí solos.