Para sus inusuales esculturas figurativas, el artista Australiano Gil Bruvel divide trozos de madera en bastones  que poco a poco ordena y pinta con brillantes tonos de azules, verdes y rojos. La serie bajo el nombre «Behind the lines» nos muestra por un lado, las piezas de madera se configuran en rostros con expresiones pacíficas, mientras que si las miras por otro lado permanecen confusas y abstractas. Las esculturas pixeladas aparecen como sofisticadas piezas de pin art tridimensionales que revelan imágenes permanentes de rostros. Podéis ver más esculturas de Bruvel en su página web y en Instagram.

La propiedad intelectual y derechos de las obras/imagenes mostradas en este artículo de oldskull.net, corresponden íntegramente al autor citado en esta misma entrada.

Tags: