SIT ha sido parte de la escena creativa de Amsterdam durante muchos años. Pintura de acción, diseño gráfico, publicidad… hasta que se hartó. Volvió al punto de partida para encontrar a su verdadera esencia y volver al punto “analógico” artesanal. Artista con mayúsculas.