Las influencias de Osamu Tezuka (1ª Parte: Disney)

Ilustración

“Me gustó Disney, yo adoraba Disney, aquí ante ustedes un hombre cuya vida fue determinada por Disney.”

 – Tezuka, en 1973 –

osamu-tezuka-astroboy

A Osamu Tezuka se le considera “el padre del manga”, “el dios del manga”, “el kamisama del manga”, o simplemente, “el mangaka”.  A través de sus innumerables obras entre las que destacamos: “La nueva Isla del Tesoro”,  “Astroboy”, “La princesa caballero”, “Black Jack” o “Buda”, Tezuka implantó los cánones del manga actual, no solo en su técnica y estilo de dibujo (muestra de ello son las significativas grandes cabezas de personajes de ojos también grandes), sino además, en la creación de los mangas de larga duración en detrimento de las primeras  historietas que ocupaban unas pocas viñetas. También se le atribuye al “mangaka”, el desarrollo del formato “tankoubon” (volúmenes recopilatorios). Tezuka fue la inspiración para los futuros creadores de mangas, pero él también tuvo sus influencias entre los dibujantes y artistas del cómic de la primera mitad del siglo XX. Nuestro objetivo, es repasar, a lo largo de una serie de especiales, cuales fueron los creadores que más influenciaron en el dibujo y el estilo del “dios del manga”.

Walt Disney

walt_disney-co

“Mi primer encuentro con Mickey fue en el Festival de Animación de segundo grado [Tezuka nació en 1928]. También, mi padre trajo a casa un proyector casero destartalado, llamado Pathé Baby, y entre las películas que compré, estaba la de Mickey Choo Choo. Desde ese momento, me até con una cadena a Disney que no pudo ser cortada.” 

– Tezuka en 1973 –

La pasión de Tezuka por el personaje de Disney, “Mickey Mouse”, fue tal, que a través de las más de 700 obras del “padre del manga” encontramos multitud de guiños al simpático ratón.

– Tezuka Osamu, To the Day of Victory (Verano 1945).

tezuka-victory_day1945-mickey-1

– Tezuka Osamu, Manga College (Agosto 1950), cover.

tezuka-manga_daigakuaug1950-cover

– Tezuka Osamu, Magic House (Febrero 1948), cover.

tezuka-maho_yashikifeb1948

Otro de los emblemáticos personajes de la factoría Disney,  al cual, el “dios del manga”, no duda en rendir homenaje, es el Pato Donald (Donald Duck).

– Tezuka Osamu, To the Day of Victory (Verano 1945).

tezuka-hikari-boken_ojune-dec1959-donald_duck2

Bambi, también fue una gran influencia para Tezuka y como veremos posteriormente, en la obra que firmó David Hand para Disney, el “mangaka” encontraría los cánones idóneos en los que basar la anatomía ocular de sus futuros personajes. Pero antes, podemos observar la similitud entre alguno de los personajes de la obra de Tezuka, “Legend of the forest”, y el “Bambi de Hand.

tezuka7_bambi

Pero Disney no solo inspiró a Tezuka a través de sus personajes sino que también influenciaría al “mangaka” en la forma de narrar las historias. Tezuka adoptó de los dibujantes que trabajaban para el genio americano la estructura de las viñetas y la composición de la mismas.

Como veremos en las imágenes que expondremos a continuación, uno de los “artistas Disney” más influyentes en la obra de Tezuka fue Floyd Gottfredson y su obra “Mickey Mouse Outwits the Phantom Blot” (Dell, 1941) en la cual se basó Tezuka para dibujar su “New Treasure Island” (1946-47). Disney utilizaba para sus cómics la estructura denominada “A-B-C”, donde se dibujaban 3 viñetas en cada página, una debajo de la siguiente. Tezuka, a través de su obra, trasladó esta estructura americana a los primeros mangas japoneses . No sólo adoptó su estructura, si no también, su método para plasmar, en las distintas viñetas, las sensaciones de velocidad de los vehículos o los personajes al correr, por ejemplo.

– Izquierda: Tezuka, New Treasure Island (1946-47). Derecha: Floyd Gottfredson, Mickey Mouse Outwits the Phantom Blot (Dell, 1941).

shintakarajimaphantom_blot-1

shintakarajimaphantom_blot-2

shintakarajimaphantom_blot-3

shintakarajimaphantom_blot-4

shintakarajimaphantom_blot-5

Aquel destartalado proyector, al que hacía referencia Tezuka en sus declaraciones de 1973, quiso que el “mangaka” le cogiese un especial cariño a una obra Walt Disney llamada “The Castaway” (1931), la cual tenía al ratón Mickey como protagonista. Años depués, Tezuka, le rendiría un pequeño homenaje en su ya mencionada “New Treasure Island” (1946-47).

–  Tezuka Osamu, Old Man’s Treasure Island (Verano 1945); Disney, The Castaway (1931).

tezukagross-castaway

Está claro que los personajes y las historias de Disney tuvieron un impacto increíble en Tezuka. Su diseño de personajes con los ojos abiertos, que se convirtió en un sello distintivo del arte japonés, fue influenciado por el estilo de los caracteres occidentales como Bambi. Tal fue la influencia de esta última en Tezuka (él mismo declaró que había visto la película más de 80 veces) que el “dios del manga” se encargó de su adaptación al manga en 1941.

– Walt Disney’s Bambi by Osamu Tezuka (1941).

Bambi

Como hemos mencionado anteriormente, para muchos investigadores y grandes aficionados de la historia del manga japonés, el encuentro “Bambi – Tezuka” tuvo como consecuencia la creación de los cánones respecto a la cabeza y los ojos de los futuros personajes del “mangaka”.

“Él era un fan de la animación de Walt Disney, Bambi siendo su favorita; admitió haberla visto como ochenta veces. Tezuka notó cómo los atributos infantiles, como ojos y cabeza grandes, no solamente eran atractivos para los niños (una de sus principales audiencias), sino que también, hacía posible mostrar emociones complejas. Los ojos son una ventana hacia el alma, después de todo.” – Anime Academy –

bambi2

Por último, reseñar que Osamu Tezuka y Walt Disney llegaron a conocerse en 1964 durante la Feria Mundial de Nueva York. Tras la muerte del creador de Mickey Mouse el “mangaka” escribiría sobre su encuentro:

“Una vez conocí a Walt Disney en Nueva York. Mejor dicho, tal vez sería más apropiado decir que me topé con él. El día de la inauguración de la Feria Mundial de Nueva York (N del T: 22 de abril de 1964) tuve, por casualidad, la oportunidad de cruzar unas palabras con él. El caso es que él había acudido en calidad de director conceptual de cuatro de los pabellones del certamen, mientras que yo estaba allí simplemente como artista enviado especialmente por un periódico y para curiosear. Así que, en circunstancias normales, nunca habría tenido la oportunidad de encontrarme con él. […]  El gran Walt Disney nos ha dejado y no creo que surja nadie capaz de seguir verdaderamente su legado. Al fin y al cabo, aunque podamos aprender las técnicas y la teoría, nadie podrá estar a la altura de sus inagotables sueños y su espíritu inconformista.”

– Disney en Nueva York por Osamu Tezuka. Revista Bungei Shunjū, número de mayo de 1967 –

astroboy2

@TxikiLopez79

 


Todos los derechos de las imágenes mostradas en este artículo corresponden al autor de la obra