Fotografía

Luces de neón y soledad urbana en el nuevo libro de Liam Wong

Las luces de neón y la soledad urbana al anochecer, son el eje central del nuevo libro de fotos panorámicas de Liam Wong.

El concepto principal del libro se apoya bajo la premisa de  «la vida real es tan potente, extraña e interesante como las cosas que podemos imaginar».

Luces de neón en el libro «After Dark»

El nuevo libro de Wong se titula «After Dark» y priman en el, las capturas nocturnas donde las luces de neón pintan el espacio oscuro de la ciudad,

Este nuevo libro es la continuación de TO: KY: OO, en el que capturaba las calles japonesas vacías bajo el brillo de las luces de neón.

Ahora Wong documenta la vida de la ciudad con su característico estilo cinematográfico, y sus luces de neón, esta vez yendo más allá de Tokio para capturar la vida nocturna de Osaka, Kioto, Londres, Seúl, París y Roma en brillantes y vacíos panoramas.

En las 176 páginas del libro se ven los casos de soledad urbana que transmiten un sentimiento universal de soledad que cae sobre la ciudad mientras todos duermen.

Wong prefiere fotografiar zonas abandonadas de un distrito comercial o un barrio bullicioso que sería un caos durante el día, lo que da a sus fotografías un estilo futurista que evoca más un videojuego cibernético que a una típica fotografía de calle.

 

¿Quién es Liam Wong?

Es director, diseñador de juegos, mas conocido por su trabajo de grafico de identidades visuales y fue incluido en la lista de los 30 influyentes menores de 30 años de la revista Forbes

Wong se convirtió en el director más joven de Ubisoft, la empresa de videojuegos que está detrás de Far Cry y Assassin’s Creed y mientras florecía su carrera en el mundo de los videojuegos, Wong se dedicó a aprender fotografía.

Os dejamos su (web) para que lo conozcáis mejor y su (Instagram) para que no os perdáis su trabajo que vale mucho la pena admirarlo.

La fotografía de Wong nos recuerda a «STRAY», el primer videojuego de aventuras felinas ambientado en callejones iluminados por el neón de una ciberciudad en ruinas y en los turbios entornos de sus sórdidos bajos.