Choi Xooang y sus esculturas sin rostro, son sorprendentes y a la vez aterradoras. Choi Xooang consigue transmitir un fuerte sentimiento y un mensaje que llama a la inmovilidad social, específicamente a los abusos de los derechos humanos en Corea.

Representaciones muy distorsionadas del cuerpo humano son una forma de arte habitual, sin embargo, el mensaje social que Choi consigue transmitir es bastante potente.

La propiedad intelectual y derechos de las obras/imagenes mostradas en este artículo de oldskull.net, corresponden íntegramente al autor citado en esta misma entrada.

Tags: