Con bordados en punto de cruz la artista Ulla-Stina Wikander forra objetos domésticos obsoletos para darles una nueva vida en otro contexto, convirtiéndolos en esculturas y decoración vintage.

Ulla-Stina Wikander punto de cruz utensilios

«Desde hace más de 10 años colecciono bordados en punto de cruz y hoy tengo una gran colección con más de 100 diseños diferentes. Estos bordados han sido realizados por mujeres y a menudo se ven como algo kitch y se consideran bastante inútiles.» Comenta la artista

Ulla-Stina Wikander punto de cruz batidora Ulla-Stina Wikander punto de cruz jardineria

En 2012 Ulla-Stina Wikander empezó a cubrir artículos domésticos comunes de los años 70, como una aspiradora, una máquina de coser, una batidora eléctrica, etc. con el fin de ver cómo estos objetos se transforman en un nuevo contexto.

Ulla-Stina Wikander punto de cruz maquina de escribir

«Lo obsoleto, las cosas que ya no queremos, las cosas viejas y olvidadas. Se convierten en artefactos de una época olvidada, disfrazados, camuflados y vestidos» Asegura Ulla-Stina Wikander

Ulla-Stina Wikander punto de cruz tostadora

«Les doy una segunda vida y, aunque corto los bordados en trozos, creo que quedan muy bonitos, cuando han sido «vestidos».

La artista visita mercadillos y tiendas vintage en búsqueda de bordados de punto de cruz y los objetos obsoletos con los que quiere trabajar.

Ulla-Stina Wikander punto de cruz carp Ulla-Stina Wikander punto de cruz herram Ulla-Stina Wikander punto de cruz zapatos

Algunos de los objetos pequeños, como una plancha o un teléfono, le llevan uno o dos días, pero las instalaciones más grandes le llevan semanas.

Ulla-Stina Wikander punto de cruz musica

Múltiples facetas de la vida doméstica se entrecruzan en las piezas revitalizadas de Ulla-Stina que podéis seguir viendo en su (web) y en (Instagram).

Ulla-Stina Wikander punto de cruz plancha Ulla-Stina Wikander punto de cruz telefono

Si os ha gustado esta obra os imaginamos que os flipara tambien: «Los bordados sobre raquetas de tenis antiguas de Danielle Clough» No os lo perdáis.