Andrés Amador, es el artista detrás de estas inmensas creaciones sobre arena, dibuja patrones a gran escala que pueden abarcar más de 35.000 metros cuadrados, sus obras tienen una vida corta ya que dependen de las mareas.

«A los pocos minutos de terminar una pieza, y a menudo mientras aún está en progreso, la marea que regresa comienza a reajustar el lienzo», comenta Andrés.

El artista de obras efímeras nacido en San Francisco, vive en las estribaciones de la Sierra Nevada con su esposa y su hijo, confiesa que el foco de su trabajo durante los últimos 15 años, ha sido la siempre cambiante serie de arte del paisaje de la tierra, inspirado por sus estudios de caligrafía, arquitectura antigua y la ciencia de todas las disciplinas.

Con limitaciones de tiempo para crear y hacer duraderas sus obras, Andrés Amador se pregunta: «¿Cómo se crea desde el interior lo que se está creando? Explorar este concepto de auto-creación me ha llevado a investigar sistemas naturales y humanos de estructura y crecimiento»

A través de esta forma de arte ha llegado a valorar el acto contemplativo de la creación por sí mismo. Todo el acto se transforma en un acto meditativo de vivir el presente, de celebrar y estar en paz con la vida.

arte de andres amador arte andres amador arte en playas de california amador gigante obra de arte en arena mandalas de arena amador

«Mi deseo es que el espectador experimente una sensación de maravilla, inmediatez y aprecio por los aspectos fugaces de nuestras vidas», profundiza Andrés Amador (web).

La propiedad intelectual y derechos de las obras/imagenes mostradas en este artículo de oldskull.net, corresponden íntegramente al autor citado en esta misma entrada.

Tags: