Arquitectura

Errores a evitar al reformar viviendas de lujo

Las reformas de viviendas de alta gama pueden malograrse si se cometen una serie de fallos de planteamiento en los que resulta más fácil incurrir de lo que se piensa

Todo lo que no se debe hacer a la hora de reformar viviendas de lujo

La reforma de un chalet, un ático o un tríplex de lujo puede ser la oportunidad de conseguir un hogar de ensueño, o transformarse en una pesadilla por haber caído en errores fatales que afectan a la funcionalidad y a la estética de la Vivienda. Aquí encontrarás algunos consejos a tener en cuenta, y también algunos resultados a evitar  si quieres que tu nueva casa sea ese lugar que siempre has anhelado, capaz de proporcionarte la calidad de vida doméstica a la que aspiras.

No contratar una empresa especializada en este tipo de reformas

En España hay muchas y muy buenas empresas de reformas, siendo un sector pujante en el que trabajan infinidad de profesionales cualificados con una amplísma experiencia. Pero ahora bien, no todas están preparadas ni tienen el bagaje necesario con viviendas de lujo, que además suelen ser muy golosas por los altos presupuestos de reforma que se les suponen.

Por ello, la primera decisión a tomar es contratar a los profesionales adecuados, con un sólido ‘background’ en este tipo de trabajos en casas de alto standing, resultando imprescindible antes de escogerlos la obtención de información sobre proyectos de reforma previos que hayan diseñado y ejecutado, para comprobar que se asemejan a las características específicas de lo que requieren las viviendas de esta gama.

Casa Fababu

No dejarse asesorar por los profesionales

Toda reforma importante de viviendas de lujo debe contar con la supervisión e intervención de arquitectos, interioristas y decoradores, que se esmerarán para que el resultado de su trabajo dé plena respuesta a los gustos y necesidades de quienes encargan la reforma. Pero una cosa es tener una idea clara de lo que se quiere y otra muy distinta es no dejarse orientar y aconsejar por los especialistas, ya que puede pasar que algo que en nuestra mente era espectacular al materializarse tenga un resultado horroroso.

Por este motivo es bueno hacerle caso al arquitecto experto que señale que determinado estilo deseado para la fachada corre el peligro de ofrecer una apariencia de pastiche, o al interiorista que desaconseja una concreta mezcla decorativa en el salón por ser demasiado ecléctica. Por no hablar de consecuencias peores de desoír a los profesionales que puedan afectar al día a día de la vida en la casa, e incluso hasta a la propia habitabilidad.

Compensar el excesivo gasto en otras partidas escatimando en materiales

Los proyectos integrales, y más cuando hablamos de vivienda de lujo, suelen tener presupuestos cuantiosos, por eso una tentación muy recurrente es paliar el exceso de gasto realizado en determinados ámbitos de la reforma recortando en otros, como por ejemplo en materiales, si no en su conjunto si en algún lugar específico.

Sin embargo, intentar ahorrar en esos azulejos del baño que aparentemente son iguales a los de la gama más alta puede ocasionar muchos disgustos, al igual que por ejemplo escatimar el gasto en ventanas, siendo posible que esto último repercuta desde en el confort térmico del hogar hasta en el propio bolsillo, dado el mayor gasto que se producirá en consumo energético.

Swing House de Mark deJong

No prever necesidades futuras

Todas las reformas de envergadura, ya sea en viviendas de lujo o convencionales, buscan la redistribución y optimización de espacios y la mejora tanto de las cualidades estéticas como de las prestaciones funcionales del inmueble. Ahora bien, todo eso se suele concebir de antemano por quien encarga la reforma de acuerdo a un concepto demasiado ‘presentista’, en un doble sentido, de no prever futuras necesidades, y tampoco tener en cuenta las posibilidades a futuro que pueden brindar para el hogar los sistemas más innovadores.

De ahí que dentro de la primera faceta no esté mal plantearse por ejemplo que la reforma habilite una posible instalación de un ascensor, quizás imprescindible para el día de mañana, o de un montacargas interior que suba desde la cocina a las habitaciones, algo muy funcional a la hora de atender a personas con problemas de movilidad.

Mientras que las tecnologías más vanguardistas que se pueden incorporar aprovechando la reforma de la vivienda de lujo son desde soluciones domóticas integrales, que hagan la vida mucho más cómoda y sencilla en el hogar, hasta todo lo relacionado con sistemas de energías renovables para el abastecimiento energético y la climatización: placas fotovoltaicas, altermia, geotermia, suelos radiantes, etc.

Así, si se evitan cometer todos los errores señalados y se recurre a empresas especializadas en trabajos en viviendas de lujo, se tiene en cuenta el asesoramiento de los expertos, no se usan materiales inadecuados y se atiende a las futuras necesidades que puedan surgir, la reforma puede dar como resultado el hogar soñado, en el que se disfrute de toda la calidad de vida y el confort doméstico deseados.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia.

Leer más