¡Importante! Tu aportación nos ayúda a segur manteniendo la web.
Gruas

Arquitectura y seguridad en trabajos verticales

Entendemos por trabajos verticales a todas aquellas labores de construcción y de obra que requieren del uso de cuerdas, cables y otros dispositivos con la finalidad de mantener suspendida en el aire a una persona, permitiéndola así llevar a cabo las tareas que le correspondan. Dichos objetos se conocen con el nombre de equipos verticales, sirven para garantizar la seguridad del usuario y deben usarse según lo estipulado por la normativa del Plan de Prevención de Riesgos Laborales con la finalidad de minimizar los riesgos.

En este artículo te hablaremos de los equipos verticales más utilizados dentro del sector de la construcción.

La importancia del arnés de seguridad

El arnés de seguridad se trata de un elemento de seguridad imrpescindible a la hora de llevar a cabo este tipo de labores de construcción, ya que es el encargado de enganchar todos los cables de seguridad que mantendrán seguro al trabajo. Dependiendo del tipo de arnés, deberá seguir los estrictos estándares impuestos por la normativa que le corresponda, encontrando así los siguientes tipos:

Arnés anticaídas

Regulados por la normativa EN 361:2002, este arnés de presión es el único permitido y más importante a la hora de proteger al usuario contra un riesgo de caída real por altura. Este equipo consigue sujetar el cuerpo del usuario que cae y garantizar, así, su correcta posición una vez ha conseguido frenar la caída.

Arnés de asiento

Los arneses de asiento son equipos que funcionan tanto para retención como para sujeción y acceso gracias al uso de una cuerda. Destacar que, para garantizar su correcto funcionamiento, los arneses requieren de un punto de enganche bajo. Están regulados por la normativa EN 813:2009.

Cinturón de sujeción y retención

Por medio de estos equipos empleados en situaciones de riesgo bajo se consigue mantener al usuario en el punto de trabajo en el que se encuentra. A diferencia de otros arneses, el cinturón de sujeción y retención no detiene las caídas, sirviendo como complemento a un arnés que sí pueda hacerlo. Regulado por la normativa EN 358:2018.

Arnés o lazo de salvamento

Este tipo de arnés, más que para prevenir los riesgos de caída del usuario, se emplea para sujetarlo durante el proceso de salvamento. Este equipo está regulado por las normativas EN 1497:2008 y 1498:2008.

Las cuerdas y las precauciones a tener en cuenta para preservarlas

Las cuerdas homologadas son un tipo de material, fabricado normalmente con fibrsa de nylon del tipo poliamida que, según el tipo de trenzado empleado, son capaces de soportar esfuerzos constantes y presentar valores de elongación entre el 1.5% y el 3% en casos de esfuerzo puntual. Estas cuerdas están reguladas por la normativa UNE-EN-1891, accesible a través del portal web del INSST y, aunque presentan ciertas propiedades que ayudan a garantizar la seguridad del usuario, se deben tener en cuenta una serie de precauciones para conservar su duración y resistencia:

– Mantenerlos alejados del contacto con el agua para evitar que se reduzca su resistencia
– Evitar exposición prolongada a radiación solar 
– Usar detergentes neutros para limpiarlas
– Evitar efectos abrasivos causados por elementos que sobresalgan de la vertical de la línea de trabajo

Los diferentes tipos de conectores

Los conectores se tratan de pequeños anillos metálicos que incluyan una apertura con la que podremos conectar muchos de los elementos que conforman el equipo de trabajo vertical.

Mosquetones

Dentro de esta categoría encontramos los mosquetones, que funcionan con un sistema de apertura de cierre automático en forma de pestaña empleado para conectar a la persona y a los materiales o accesorios que correspondan. Se pueden emplear diferentes tipos de mosquetones, tales como los mosquetones sin seguro (empleados únicamente para maniobras auxiliares), los mosquetones con seguro y los mosquetones con seguro de muelle. Los trabajadores deberán valorar cuál de ellos es el más indicado para según qué tareas, considerando para ello las ventajas y limitaciones que caracterizan a cada uno de ellos.

Maillones

Además, dentro de los conectores encontramos los maillones, anillos de metal que requieren de un mecanismo de rosca para abrirlos o cerrarlos. La principal diferencia entre los maillones y los mosquetones se basa en la ausencia de bisagras, presentando los primeros un mecanismo de apertura que, en comparación con el implementado en los mosquetones, es mucho más lento. Por lo general, estos equipos se emplean para unir elementos que no necesitan conectarse y desconectarse con frecuencia.

El cabo de anclaje, unión necesaria del arnés

Finalmente,vamos a hablar de los cabos de anclaje, empleados para unir el anclaje de la cintura del arnés que llevará el usuario. Los cabos de anclaje dobles consiguen conectar este arnés con los aparatos de ascenso, descenso o, directamente, a una estructura. Se componen de varios elementos:

– Banda o cuerda compuesta de fibras sintéticas
– Conector que une el cabo al arnés
– Dos conectores situados a ambos extremos del cabo para establecer una unión con los aparatos de progresión y/o con la estructura

Logo oldskull 2022

Blog de diseño gráfico, fotografía, ilustración, arte y tendencias visuales en español.